solar panel rooftop system in an urban area

Edificación sostenible: claves para construir de forma responsable

La edificación sostenible es una actividad cada vez más necesaria en nuestra sociedad y que requiere de gran atención. Este tipo de construcción busca minimizar el impacto ambiental de los edificios al ser construidos. 

En este artículo te presentamos las ideas claves para estar concienciados sobre cómo edificar de manera responsable y sostenible. 

¿Qué es edificar de manera sostenible?

Edificación ecológica o construcción verde son algunas de las acepciones empleadas para referirse a esta forma de edificar de manera sostenible. Lo que se busca con esta dinámica es reducir el consumo de recursos naturales, las emisiones de gases efecto invernadero, la generación de residuos… entre otras muchas actividades perjudiciales. 

Construir siguiendo la dinámica de ser sostenible, responde a un proceso pleno que va desde la selección de materiales hasta el diseño de sistemas energéticos eficientes. Una serie de procesos fundamentales que van guiando el proceso de edificación. 

Principios de la edificación sostenible 

Los principios en los que se basa la edificación de manera sostenible, los podemos clasificar de la siguiente manera:

Eficiencia energética

Tener en cuenta de manera razonada cuál va a ser el diseño de nuestro proyecto, para llevar a cabo una construcción en la que sea posible reducir el consumo de energía. 

Uso eficiente del agua

Tener este concepto muy en cuenta y evitar el gasto de agua innecesario. Evitar el gasto desmesurado de agua potable, aprovechar las aguas pluviales y hacer uso de sistemas de recolección y reutilización de agua. 

Selección de materiales sostenibles

Priorizar la utilización de materiales reciclados, con bajo impacto negativo medioambiental y elementos reciclados. 

Calidad del aire interior

Crear un ambiente interior con ventilación buena y usar materiales para que no se genere un entorno tóxico en el interior del edificio. 

Confort térmico

Diseñar edificios que respondan al clima que impera en el entorno, que no tengan gran necesidad de calefacción, ventilación artificial o cualquier otro tipo de refrigeración. 

Edificación sostenible

Claves para construir de manera responsable

Como sabemos, la construcción es una de las actividades humanas que más impacto tienen sobre el medio ambiente y la naturaleza en sí. El sector de la edificación se alza como responsable de un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, del consumo del 40% de la energía mundial y de la generación de una alta cantidad de residuos. 

Por ello no es ninguna tontería la necesidad de tener bien marcadas unas pautas de construcción para que esta sea sostenible y goce de responsabilidad. 

Diseño bioclimático:

Hablar de este tipo de diseño es hacer hincapié en factores de gran importancia como la orientación solar. Aprovechar los beneficios de la luz del sol tanto en luminosidad como forma de calefacción natural para reducir estas necesidades.

Ventilación natural:

Construir edificios que permitan la ventilación natural y el paso de aire, para reducir la necesidad de este de manera artificial. 

Aprovechar la inercia térmica:

Uso de materiales que permitan aprovechar de forma óptima el calor. Entre ellos destacamos la piedra o el adobe. Regulan la temperatura térmica del interior del edificio. 

Hacer caso a la eficiencia energética 

Aquí hablamos de utilizar tecnologías eficientes, implementar las energías renovables, optimizar el diseño de la envolvente del edificio…

Seleccionar materiales sostenibles: 

Como ya hemos dicho antes, hacer uso de materiales que hayan sido reciclados, materiales locales o de bajo impacto medioambiental. Entre algunos de ellos podemos destacar pinturas no tóxicas, madera certificada…

Gestión de los residuos:

Es necesario tener bien planificado un plan de gestión de residuos durante la construcción del edificio y durante su uso. Hay que minimizar la producción de estos residuos y los que sean generados, gestionarlos de manera adecuada. 

Además, una actividad de gran importancia y calado es la de separar estos residuos generados en diferentes categorías para después que puedan ser o bien reutilizados o bien, reciclados. 

Duración de lo construido:

Una de las pautas que ha de seguir la edificación sostenible es la duración del edificio como resultado de la construcción. Cuanto más largo sea el periodo de vida útil y activa del edificio, menos posibilidad habrá de tener que derribarlo. Así también se genera un beneficio para el medio ambiente ya que, no se genera contaminación derivada de los residuos generados. 

Beneficios de este tipo de edificación 

Reducción del impacto ambiental:

Este tipo de edificación pone su granito de arena para combatir contra el cambio climático y los efectos que derivan de este. Disminuye la huella de carbono de los edificios. 

Aumento del valor de la propiedad:

Los edificios que son construidos bajo las dinámicas de la edificación sostenible, suelen tener posteriormente un aumento en el valor de mercado.

Ahorro de costes: 

Optimización de recursos al llevar a cabo la construcción de edificios. Esto se traduce en que las facturas de luz, agua, energía… suelen ser inferiores.

Mejora de la salud y el bienestar: 

Se presta gran atención a que los espacios interiores que se crean sean entornos de calidad. Espacios confortables y saludables para las personas que vayan a ocuparlos.

Contribución a la creación de ciudades más sostenibles: 

Promoción del desarrollo urbano sostenible y resiliente. 
Desde Solum promovemos llevar a cabo este tipo de edificación basada en la sostenibilidad. Hacer de la edificación una práctica responsable y un lugar seguro donde la posibilidad de desplazarse con un vehículo de movilidad personal, sea una realidad.

Comparter